2008 TC3

Meteorito 2008 TC3

2008 TC3, un meteorito rastreado desde el espacio… al laboratorio

2008 TC3, el 6 de octubre de 2008, los telescopios automatizados Catalina Sky Survey cerca de Tucson, Arizona, advierten un pequeño asteroide que se dirige de forma directa a la Tierra y semeja tener que estrellarse contra nosotros.

Solamente unos pocos metros de tamaño, 2008 TC3, ese es su nombre, es seguro y no posee a priori nada inusual. Pero lúcida la curiosidad de los astrónomos: en verdad, es el primer asteroide que se ha detectado y seguido en el espacio antes de caer en la Tierra y ser encontrado allí.

En verdad, varios observatorios prosiguieron al pequeño meteorito hasta el momento en que entró en la atmósfera y se desintegró a 37 km sobre el nivel del mar sobre Sudán al día después.

En un inicio se creyó que TC3 2008 se había desintegrado completamente, pero sobre la base de visualizaciones satelitales y terrestres del acontecimiento, Un conjunto comandado por Peter Jenniskens, del Centro SETI en California, y Mauwia Shaddad, de la Facultad de Jartum, dirigió una expedición en pos de extractos en el desierto de Nubia.

Tuvieron la fortuna de juntar 280 extractos del meteorito en este momento popular como Almahata Sitta («estación seis» en árabe, una estación de ferrocarril desde la que se vio la desintegración del meteorito), para una masa total de cinco kilos. Uno fue elegido para análisis preliminares.

Según P. Jenniskens, 2008 TC3 consistió en un material muy frágil, lo que enseña su explosión a enorme altitud en la atmósfera, y los meteoritos recuperados no son nada popular.

El asteroide fué clasificado en la categoría F, el de los elementos «porosos y débiles». El análisis del contenido de carbono de los extractos demostró que el meteorito fué sometido a temperaturas altísimas anteriormente. El de los isótopos de oxígeno recomienda que forma parte a la pequeña familia de ureilitas, meteoritos que surgen del mismo cuerpo celeste.

Pero lo más esencial no está allí: este hallazgo dejará calibrar las visualizaciones astronómicas de la composición de los asteroides.

Esta composición es efecto estudiado, por una parte, en el espacio, examinando el fantasma de luz del sol reflejado por la área de los asteroides, que no deja inferir con seguridad su composición interna ; y, por otra parte, en la tierra, a través de análisis directo de los extractos encontrados tras los impactos, que no da ninguna información sobre el género de asteroide del que surgen.

Al atravesar las visualizaciones espectroscópicas de la área TC3 2008 en el espacio con análisis de laboratorio de sus extractos, los astrónomos al final van a poder vincular estos 2 géneros de mediciones.

Vídeo sobre el meteorito 2008 TC3

Vídeo sobre el meteorito 2008 TC3 del canal:

TOPDOCUMENTALES

Trocitos de un asteroide muy grande.

Peter Jenniskens, del Centro Seti de Mountain View (California), y Muawia Hamid Shaddad, astrónomo de la Universidad de Jartum (Sudán), que había recogido imágenes de la lancha de la población local, organizaron una expedición para buscar trozos de 2008 TC3. Con una tropa de 45 alumnos, el equipo viajó al norte del país, cerca de la ciudad de Wadi Halfa, no lejos de la frontera egipcia.

Instalados on line, acompañados por cronistas, los rastreadores de meteoritos avanzaron por el desierto, hasta la presunta localización del punto de caída. La expedición tuvo suerte.

El primer día se descubrió un trozo de arena de un centímetro y medio. En los un par de días siguientes, el equipo encontró considerablemente más , y algunas semanas después, un grupo de 72 personas recogió 32.

Los análisis terminan de iniciar y en las próximas semanas se va a saber más. Un mineralogista de la NASA, Mike Zolensky, ahora ha preciso que se trata de ureelita. Si los trozos de meteorito tuvieron la suerte de ser recogidos, lo mismo sucede con la naturaleza del asteroide 2008 TC3.

La ureliita (llamada de este modo por el pueblo ruso de Novo Urei, donde se descubrieron los primeros ejemplares en 1886) es, en efecto , un mineral rarísimo entre los meteoritos. Hasta ahora sólo se han recogido unos 30 kilos.

Esta roca, donde está singularmente el olivino, contiene muchas inclusiones, entre ellas pequeños diamantes y materiales magmáticos.

Te recomendamos que leas Eris el planeta enano