¿Cómo nacen las estrellas?

¿Cómo nacen las estrellas? La mayoría de, los apasionados a la astronomía, nos preguntamos amenudo: ¿de qué forma nacen las estrellas? ¿De dónde sale el material que componeuna estrella? Y de esta forma, una y mil cuestiones más.

Los humanos poseemos una prueba fehaciente del nacimiento y muerte de las estrellas:ver de qué forma nacen y de qué forma mueren, más allá de que actualmente, los sofisticadosordenadores, tienen la capacidad de emular perfectamente con modelos visuales, elefecto de millones de años de una estrella desde su capacitación hasta suextinción.

Pero volvamos a la segunda pregunta más recurrente, ¿dónde está el material del que se forma una estrella?.

Aparentemente, el espacio que hay entre una y otra estrella, está vacío, no se venada. Pero digo bien, aparentemente, pues de todos modos en el espacio interestelar hay miríadas de átomos libres de hidrógeno y helio. Estosátomos, forman nubes vastísimas que tienen la posibilidad de llegar a medir cientos y cientos de años luzde diámetro, pero solamente se perciben por el hecho de que su consistencia es muy tenue,interminablemente más tenue, por poner un ejemplo, que la estratosfera de la Tierra . Peroestos átomos no están solos, entre estas inconmensurables nubes de gas seencuentran asimismo partículas de polvo, que por lógica son opacas al paso dela luz.

Por tal motivo, y merced a la gran distancia que nos encontramos, es simple advertir esas nubes gigantes, ya que previenen que la luz de lasestrellas que están tras , pase a su través. Ahora poseemos el materialdel que se formará la futura estrella. Si, ¿pero, de qué manera se aglomera estematerial tan tenue y tan extendido? Se piensa que gracias a alguna «perturbación»,probablemente de índole gravitacional, parte de esa enorme nube de partículas, comenzó a contraerse y concentrarse con el apoyo de la lógicaatracción recíproca entre esas partículas de polvo que antes hemos citado. La perturbación a la que hacía referencia, ahora confirmada por un enorme astrofísico, (gracias D. Artemio) es adecuada a la explosión en las inmediaciones de la nube, de una supernova, que debido por fuerza expansiva de su onda de choque, ha comprimido de manera despiadado las partículas de polvo y gases, favoreciendo de esta forma el comienzo de la concentración en un punto dado de la nebulosa.

Todo este desarrollo, que por lógica dura millones de años, llamado colapsogravitacional, causa que nuestra nube inicial, vaya aumentando progresivamente su consistencia al mismo tiempo, que su fuerza gravitatoria y el instante angular del colapso, le imprima unmovimiento de rotación, que acabará con la capacitación de la protoestrella que ve aumentada tanto su consistencia interior como sutemperatura.

En la fotografía inferior, tenemos la posibilidad de ver visualmente, la explicación que hemosdescrito. Una vastísima nube de polvo interestelar, que se torna visiblegracias a la transparencia de su composición, al evitar que la luz de las jóvenesestrellas de su ambiente, pase a su través.

Pequeña Nube de Magallanes, una cuna indudable de jóvenes estrellas.

Como hemos descrito, la consistencia que es colosal dentro de esanube compacta que tiene nuestra protoestrella, nos impide poder ver y estudiar el comienzo de las emisiones de calor y luz de nuestra recién nacidaestrella. Esta nube, poco a poco más espesa y compacta , gracias a su rotación gravitacional, se marcha tornando poco a poco más aplanada y más tarde en undisco colosal, en cuyo centro eje de rotación y gravedad, la condensación estállegando al máximo y comienza a producir radiaciones infrarrojas y de radio, queya sí tienen la posibilidad de ser estudiadas por los astrofísicos.

Pero nosolamente en el centro de esa enorme esfera, que comienza a producir reaccionesnucleares sucede algo. Asimismo en el resto del disco protoestelar, ocurrenprocesos afines que acaban con la capacitación de protoplanetas que formaránparte del sistema planetario de la recién nacida estrella.

La rotación que ha resultado de ese colapso dió origen a las órbitas en elmismo chato, que tienen los planetas resultantes de ese inicial sistemaplanetario. La creación de discos cerca del núcleo central de estrellasrecién nacidas, es algo común en la capacitación del cosmos.

Podemos verlo, no solo en nuestro sistema del sol como un todo, sino más bien individualmente enplanetas como Júpiter, o Saturno que tienen sus anillos y satélites con susrespectivas órbitas en exactamente el mismo chato. En se aprecia como gradualmente, através del tiempo los elementos menos pesados se marchan reuniendo por atracciónmutua formando conjuntos sólidos, que a la postre, tienen la posibilidad de conformar lunas oasteroides de importante tamaño.

En la representación artística inferior, tenemos la posibilidad de contemplar de qué manera sería esaformación de un sistema planetario con su estrella central, producida por elcolapso rotacional de la nube original.

Representación artística de un disco protoplanetario en sus principios de capacitación estelar, adjuntado con los planetas, satélites y asteroides

Por lógica, consideramos que conforme el núcleo central de la reciénnacida estrella, comienza a radiar calor y luz, consumiendo su comburente, elcalor afectará más a los planetas próximos, interiores o rocosos, que a loslejanos, exteriores, gaseosos o jovianos.

Como todos entendemos, los planetas interiores o rocosos son Mercurio, Venus, LaTierra y Marte. Los planetas gaseosos o jovianos, son Júpiter, Saturno,Urano y Neptuno. Plutón, clasificado últimamente como mundo enano, no encajaen esa descripción.

Esta distinción podría detallarse por el echo de que los conjuntos de polvo formadosdurante el colapso gravitacional, y su coherente rotación, empezaran a chocary a evaporarse la cáscara de hielos de agua, amoníaco y metano en losprotoplanetas próximos al recién nacido sol, quedando de esta manera formados losplanetas rocosos.

A medida que la distancia fue más grande respecto a ese sol, esa evaporación noocurrió y su agrupación incluyó esa cubierta de hielos que al sublimarse formaronesferas de importante tamaño, pero gaseosas en su mayor parte, quedando solo losnúcleos de esos planetas con composición rocosa.

Una vez finalizada su convulsa capacitación, la presión de la radiación y el vientosolar, con la emisión de partículas de velocidad superior, van limpiando losresiduos de gas que han quedado en el disco interplanetario. Ahora libre esesistema, de esa envoltura gaseosa, los telescopios de los astrónomos ahora puedenver la luz aparente y estudiar el nuevo servicio estelar recién iluminado.

En el transcurso de su niñez, la joven estrella se estabiliza y entra en un largoperíodo de madurez. Si la distancia de alguno de sus planetas hasta su sol, esla correcta para una temperatura perfecta para la vida, posiblemente esta aparezcadurante la secuencia primordial de su estrella, si se dan las condicionesprecisas para esto.

Nuestro Sol, está en este momento inmerso en esa «secuencia primordial», ha consumidodurante 4.500 millones de años la mitad de su comburente termonuclear, pero sudestino implacable va a ocurrir en otros muchos millones de años, cuandoagotado su comburente, se transforme en una enorme roja que reduzca a polvo,otra vez, los planetas interiores, probablemente hasta Júpiter.