Cúmulos Libre


Hay esenciales cúmulos libres, de manera perfecta observables desde el hemisferio sur. Quizás el más popular sea el de las Pléyades (M 45), en Taurus,fotografía superior.

Este conglomerado es aparente a fácil vista (por norma general unas 6 ó 7 estrellas son observables) y es muy increíble al señalarle con binoculares. Su extensión es extensa, cubriendo un área semejante al doble del diámetro aparente de la Luna en el cielo. Es un cúmulo joven de estrellas azules que aún no se ha desprendido de la envoltura gaseosa que les dio origen. En fotografías de extendida exposición es aparente con perfección la nebulosidad que circunda a M 45.

Los cúmulos libres (o cúmulos estelares) son conglomerados de estrellas, más que nada jóvenes, que distribuyen un mismo lugar de nacimiento. En la Vía Láctea hay cientos de estos cúmulos, y varios de son observables desde la Tierra, aun a fácil vista. Entre las especificaciones de los cúmulos libres es que son de manera irregular, situados en algunas áreas del espacio correspondientes al disco de la Vía Láctea y que sus estrellas son de mismo tipo, ya que el desarrollo de creación fue afín para todas y cada una.

La observación de un cúmulo abierto puede efectuarse tanto con binoculares como con telescopio. En la situacion de emplear binoculares va a ser viable ver el cúmulo y las zonas circundantes, notándose con precisión la situación del mismo y el aumento de la proporción de estrellas al arrimarse al objeto.

En la fotografía superior, podemos consultar al cúmulo abierto M44, El Pesebre.


Si se tiene un telescopio debe usarse el ocular de más grande distancia focal (menor incremento) para lograr ver confortablemente la integridad del cúmulo, y si es requisito, entonces puede usarse más incremento, en el caso de que el cúmulo sea enclenque o pequeño.

Escogiendo una constelación perceptible, y con asistencia de un atlas o programa, tienen la posibilidad de posicionarse a los más esenciales cúmulos libres del cielo. Un catálogo como el Messier o una selección de los más refulgentes en el catálogo NGC/IC puede contribuir a detectar los más destacados objetivos de búsqueda.