El origen de las condritas

El origen de las condritas

El origen de las condritas, en torno a 30,000 meteoritos apalean el área de la Tierra todos los años.

El ochenta por ciento de estos, son condritas, del mismo tipo que los meteoritos que estarían tras la capacitación de la Tierra, hace 4.600 millones de años.

El origen de las condritas y su procedencia

¿De dónde vienen? Tomoki Nakamura y sus colegas de la Facultad de Tohoku en Sendai, El país nipón, demostraron que las llamadas condritas recurrentes surgen de asteroides de tipo S.

Los meteoritos surgen de un cuerpo de progenitores, como un asteroide o un mundo, del que fueron arrancados por un poderoso choque.

El origen de las condritas, su composición

Hay múltiples familias, caracterizadas por su estructura mineralógica y composición.

Entre, las llamadas condritas ordinarias están compuestas de olivinos, piroxenos, feldespatos, metales y conmutes, pequeñas construcciones esféricas que dan su nombre a estos meteoritos.

Los asteroides asimismo se clasifican según su brillo (o albedo) y su mineralogía, cierta por espectroscopía por medio de un telescopio. Los del tipo S representan el 17 por ciento de los asteroides y están eminentemente en la parte interna del cinturón primordial de asteroides, entre Marte y Júpiter.

Al cotejar el fantasma de luz reflejado por estos asteroides con el de los meteoritos encontrados en la Tierra, los astrónomos demostraron vínculo entre algunos géneros de asteroides y algunas familias de meteoritos.

En consecuencia, el asteroide Vesta (el segundo más grande del cinturón de asteroides), tipo V, es un cuerpo padre de acondritas tipo HED. De la misma manera, el fantasma de asteroides tipo S se semeja al de las condritas recurrentes. No obstante, no hubo prueba directa para corroborar el vínculo en medio de estos asteroides y meteoritos.

Lanzada en 2003 por la Agencia De Japón de Exploración Aeroespacial (JAXA), la sonda Hayabusa recogió pequeñas proporciones de polvo de la área del asteroide tipo S llamado Itokawa en el mes de noviembre de 2005. La sonda regresó a la Tierra en el primer mes del verano de 2010, y T. Nakamura y su conjunto lograron investigar las muestras.

Por microscopía electrónica, identificaron 1.534 partículas de roca, con un diámetro entre 3 y 40 micrómetros. 2 tercios de consisten en olivinos, piroxenos o feldespatos, y el tercio que sobra incluye una mezcla de silicatos o conjuntos metálicos. Los análisis de espectroscopía de rayos X mostraron que la composición y, lo más esencial, la química de las muestras de Itokawa encajan con la de las condritas recurrentes.

Además de esto, la mayor parte de los cristales de área se vieron damnificados de manera significativa, lo que recomienda que Itokawa se formó añadiendo múltiples piezas de un asteroide de unos 20 km de diámetro y que, tras muchas convulsiones, se ha desintegrado en piezas más pequeñas, ciertas cuales se sumaron para conformar el asteroide de hoy.

Los astrónomos piensan que el asteroide Itokawa sufrió una perturbación química en la área, gracias a los vientos solares y las partículas de energía que pasan por el espacio. Esta suposición explicaría por qué razón no observaron una combinación especial entre el fantasma de asteroides tipo S y el de las condritas recurrentes.

El origen de las condritas ordinarias

Las condritas ordinarias están entre los elementos más viejos del Sistema Del sol. En consecuencia, este hallazgo quiere decir que los asteroides S son cuerpos muy primitivos de este sistema.

Las muestras de Itokawa son las primeras de un asteroide traído de vuelta a la Tierra por una misión espacial. Al cotejarlos con los de un cometa, el viento del sol, las compilaciones de meteoritos y los materiales tomados de la Luna, los astrónomos aguardan entender mejor la capacitación del Sistema Del sol y la Tierra.

Vídeo sobre El origen de las condritas

Vídeo sobre El origen de las condritas del canal de:

Modesto Montoya

Como has visto El origen de las condritas, pensamos que también te va a interesar Imágenes de la otra cara de la Luna