Esta luz cósmica muy antigua tiene una curva

La radiación sobrante del Big Bang, esa expansión que puso en marcha el universo, puede ser doblada por enormes estructuras cósmicas, al igual que otras luces que vemos en el universo. Si bien el hallazgo parece esotérico a primera vista, los científicos dicen que el descubrimiento podría allanar el camino para encontrar un tipo similar de señal que indique la presencia de ondas gravitacionales en los momentos posteriores al nacimiento del universo.

Esa luz se llama fondo cósmico de microondas y es la radiación que era visible cuando el universo se volvió transparente a la radiación, 380.000 años después del Big Bang. Una pequeña parte del CMB está polarizada. Hay dos tipos de luz polarizada en el CMB: modos E (detectados por primera vez en 2002) y modos B (que acaban de detectarse usando un telescopio en la Antártida y el observatorio espacial Herschel de la ESA.

“[B-modes] puede surgir de dos maneras”, escribió la Agencia Espacial Europea en un comunicado de prensa.

“El primero implica agregar un giro a la luz cuando cruza el Universo y es desviada por las galaxias y la materia oscura, un fenómeno conocido como lente gravitacional. El segundo tiene sus raíces profundamente enterradas en la mecánica de una fase muy rápida de enorme expansión del Universo, que los cosmólogos creen que ocurrió solo una pequeña fracción de segundo después del Big Bang: la ‘inflación’”.

Más resultados están en camino desde el telescopio Planck de la ESA en 2014, momento en el que los científicos esperan ver este modo B del segundo tipo. Por ahora, consulta el estudio completo en Cartas de revisión física. También hay una versión preimpresa disponible en Arxiv.

Fuentes: ESA y ESA Herschel

Deja un comentario