Filtro del sol para telescopio

Filtro solar para telescopio, ya que eso, como astro bricolaje les sugiero la construcción de un filtro del sol, seguro, económico y rápido. Pienso que son características fundamentales en el momento de emplear un filtro del sol.
Seguro pues nos jugamos lo más esencial para un astro aficionado: los ojos.
Económico, pues los materiales usados son de manera fácil localizables en tiendas de manualidades y son de bajo coste.
Y rápido, pues al colocarlos enfrente del propósito del telescopio, no tenemos la posibilidad de dejarnos que nos desbalancée lo más mínimo todo el grupo.
Observemos como lo edifiqué. Está claro que va a haber formas muy distintas de llevarlo a cabo y indudablemente mejores que la mía, pero como iniciativa inicial pienso que les servirá:

1º Diseñamos según la abertura de nuestro telescopio, de qué manera habrá de ser y medir nuestro filtro del sol. Con las medidas oportunas marcamos un dibujo que nos ayuda de referencia.

A continuación, si deseamos ofrecernos un concepto mejor del aspecto que va a tener, tenemos la posibilidad de pintar algo el dibujo y acotarlo mejor para confirmarnos de que todo encaja bien.

Una vez comprobadas las medidas y satisfechos con nuestro diseño, que como es lógico, puede variarse según con el género de telescopio, refractor, reflector, catadióptrico, etcétera., ahora tenemos la posibilidad de comprar en tiendas de manualidades, unos cuantos láminas de cartón-pluma y un bote habitual de cola blanca veloz para pegar el cartón-pluma.

Como es natural, antes ahora vamos a tener lista la lámina del sol Baader, con la que iremos a armar el filtro del sol.

En estos instantes, con el círculo interior recortado, vamos a confeccionarnos unos 8 triangulitos del mismo material de unos 30mm X 30mm según con el esquema inicial.
Estos triangulitos nos servirán de soporte para lograr pegar una tira de cartón-pluma de 30mm de prominente, por todo lo largo que dé la lámina de cartón-pluma, como observaremos en la próxima imagen

Una vez secos los triangulitos de soporte, continuamos a insertar la tira recortada de cartón-pluma. La confección de esta tira, necesita algo de precaución al confeccionarla, pues si deseamos correr, no va a quedar bien. Con la punta de una regla o un trozo de madera, forzamos la tira centímetro a centímetro para ofrecerle forma curva, de a poco sin romperla. Una vez terminada y con forma curvilínea, la mostramos en el círculo de los triangulitos para poder ver de qué manera queda y si es adecuada, tenemos la posibilidad de ir pegándola con la cola blanca, apoyando si es necesario algún peso a fin de que no se deforme sola. La imagen es bastante elocuente.

Una vez hayamos terminado ámbas tiras para llenar el círculo y comprobada su solidez, tenemos la posibilidad de (como en mi caso) ponerle unos refuerzos a los triangulitos, pegándoles a los lados de cada uno de ellos, numerosos más para hallar mejor refuerzo.
En este punto es de sospechar que hemos hecho un primer ensayo de de qué forma nos queda el sombrero filtro, encajado en nuestro telescopio.

Si las medidas fueron adecuadas, no debe haber holgura, más bien algo prieto, para eludir la entrada de rayos solares por algún resquicio, y lo más esencial, eludir su caída accidental por algún brisa, en pleno empleo, lo que podría tener secuelas deplorables para nuestros ojos.
Una vez terminado y seca la cola, tenemos la posibilidad de pintarlo todo del color que más nos agrade. Sugiero el blanco para la parte exterior, para mejor reflejo de los rayos solares.

Tenemos la posibilidad de revisar de nuevo, ahora seca la pintura, que nuestro filtro del sol, encaja bien apretado y estable en la meta de nuestro telescopio.
Es instante, de que, con sumo precaución, poner la lámina del filtro Baader por la parte interior, la recortamos a la medida (y si somos cautelosos, nos sobrará un recorte para el buscador,) y intentando no rasgarla ni agujerearla lo más mínimo, pegarla por la parte interior con otra corona idéntica a la que se sostiene la lámina.

Comprobaremos hasta la saciedad, que nuestra lámina está íntegra, sin ningún género de orificio y arañazo, que nos logre ofrecer un disgusto en el momento en que observemos el sol, mediante . ESO ES MUY IMPORTANTE. Si resulta necesario, la comprobaremos de manera directa con el sol.
Una vez comprobada y segura, se procede a pegarla como hemos explicado y colorear el interior del sombrero con pintura negra mate, si se quiere.

Y ahora en esta fotografía, tenemos la posibilidad de ver de qué manera va a ser su apariencia exterior todo blanco con este trozo sobrante que nos va a hacer las ocasiones de pequeño parasol.

Y para finalizar, se me pasó advertiros que antes de pegar la lámina Baader, procurar que no quede tensa, bastante tirante, para eludir que entonces con la utilización, se logre dilatar por el calor y rasgarse en el instante menos oportuno. Aún a peligro de pasar por pesado, deseo insistir en ese aspecto de la seguridad, ya que es compromiso única y única del dueño del telescopio, que el filtro del sol, sea seguro tanto para , para otro género de individuos que logren entrar a su empleo.


Que lo gocéis bastante, en el próximo eclipse o en probables visualizaciones de máculas solares.
Cielos limpios.