Galaxias Seyfert

Descubiertas en el año 1943, por Carl Seyfert, un becario posdoctoral en el observatorio de Monte Wilson, las galaxias que se conocen con el nombre del apellido de su investigador «Seyfert», son todas y cada una de disco (un término genérico que incluye tanto a las espirales aplastadas y bien desarrolladas como la Vía Láctea como discos afines sin espirales sobresalientes), y todas y cada una tienen refulgentes núcleos similares a estrellas y fantasmas que apuntan ciertos géneros de actividadesexplosivas en sus núcleos.

Ciertas de estas Seyfert resultan ser poderosos transmisoras de rayos X y rayos gamma con radiaciones de estos últimos de hasta sobre 100 KeV que se diluyen en alta energía. Las primeras visualizaciones de rayos gamma que se realizaron en las Seyfert estimaron que estas emitían radiaciones que alcanzaban a una intensidad de sobre MeV de energía, pero detecciones siguientes con instrumentos más sensibles pusieron en duda esa estimación.

Es habitual ver en estas galaxias que tras la emisión parcialmente enclenque de rayos gamma, esta, comúnmente, es seguida por una despacio de rayos X que manan de los elementos transmisores. Ello señala que el desarrollo físico de generación de rayos gamma ahí es térmico, afín a los que se dan en orificios negros galácticos. El estudio de la variabilidad de los fantasmas de emisión de rayos gamma en esas galaxias puede ofrecer a los científicos esenciales antecedentes sobre las condiciones físicas de los NGA de .


Las visualizaciones de los rayos gamma en las galaxias Seyfert asimismo importan para el estudio de los rayos gamma galácticos. Muchas veces son aceptables en lo prominente del cielo tímidos resplandores de rayos gamma en sitios donde no están potenciales fuentes de emisión. Es posible que el resplandor que distinguimos sea la suma de emisiones de muchas galaxias enclenques o quizás el producto de un desarrollo más exótico.

El estudio individual de las galaxias Seyfert puede ser conjuntado con un modelo de investigación global con la distribución que le conocemos para , de forma de poder equiparar los antecedentes que se registran de emisiones difusas de rayos gamma. Así, no únicamente es posible estudiar los atrayentes fenómenos que se desarrollan en los NGA galácticos, sino asimismo aumentar los entendimientos que se tienen sobre la naturaleza general del cosmos como grupo.