Guiado automático

Guiado automático, telescopio con motor

Guiado automático, la mayor parte de las veces, en el momento en que adquirimos un telescopio con motores, goto y demás complementos para el rastreo automático de las estrellas, planetas, galaxias, nebulosas, etcétera.

Estamos inocentemente satisfechos suponiendo que ahora poseemos el mecanismo idóneo para poder entrenar la astrofotografía con prolongadas exposiciones, y que no precisarán de ninguna corrección desde nuestro lugar.

Próximamente nos vamos a dar cuenta, que nuestra ilusión era solo eso. Una ilusión.

En alguna una parte de esta Web, habré denunciado la pésima calidad que la mayor parte de monturas, pese a su carestía, hacen gala presentando defectos inadmisibles de su desempeño, que nos fuerzan, sin más ni más, a un desembolso exagerado si deseamos una montura de mediana calidad.

Pese a ello, no es extraño percibir decir a varios apasionados a la astrofotografía, que ninguna montura, por cara que sea, se libra de los tradicionales defectos de CEP o PEC, (corrección del fallo periódico), provocados en su enorme mayoría, por los defectos que muestra el tornillo bisinfín, o las holguras entre los distintos ejes, etcétera.


Otras causas no atribuibles a la montura, como tienen la posibilidad de ser, la mala nivelación del trípode, la puesta en estación deficiente, la turbulencia o la refracción atmosférica, la errónea configuración del sistema goto, etcétera. tambiéncontribuyen a que el rastreo confiable y exacto de los astros sea prácticamente una quimera.


Por supuesto, cuanto menor sea la distancia focal a la que trabajemos, más grande tiempo de rastreo y exposición vamos a poder hallar sin que nuestra fotografía final, salga movida. Y al reves, con focales altas, los tiempos de rastreo tienen la posibilidad de ser realmente breves y capaces la mayor parte, solo para planetaria de corta exposición.

Si deseamos reducir estos inconveniencias y defectos del guiado de nuestra montura y telescopio, poseemos 2 opciones :
La primera, como se hacia hace unos años, de manera manual, observando mediante un segundo telescopio paralelamente, más angosto, dotado de ocular reticulado y también iluminado y sosteniendo pacientemente la visión del objeto a fotografiar sin separar la visión del ocular y corrigiendo las ineludibles irregularidades de rastreo, de forma manual. Obvia decir la dosis de paciencia y resistencia lumbar que debía poseerse, para tan bien difícil operación.
La segunda, como se hace hoy en día, a través de el rastreo automático con programa y computador, en general portátil.
Las dos maneras de rastreo, tienen una segunda opción, empleando para esto la utilización de una Guía fuera de eje.

Guía fuera de eje.

Este gadget, montado en exactamente el mismo tren óptico del telescopio guía, tiene un minúsculo prisma que desvía una pequeña una parte de la imagen 90º hacia arriba, donde es obtenida por un ocular reticulado y también iluminado, que deja el rastreo de la estrella guía que usará el programa para no perder el rastreo del astro escogido.
En ciertos modelos de Guías Fuera de Eje, resulta prácticamente irrealizable seleccionar esa estrella guía, si en el campo que nos importa fotografiar no hay cerca alguna estrella bastante refulgente para seleccionarla como guía. La causa es que el minúsculo prisma es fijo, no es móvil inteligente y por consiguiente no tenemos la posibilidad de guiarlo en pos de estrellas con bastante brillo. Sin embargo, existen algunos modelos de Guía Fuera de Eje, que dejan desplazar algo, ese diminuto prisma, con lo que poseemos más opciones de hallar en el campo del ocular, una estrella guía.
Los telescopios guía, años atrás, acostumbraban a ser refractores largos de exactamente la misma longitud focal que el primordial, pero estos teles guía, adolecían la mayor parte de flexiones gracias a su longitud y peso, y gracias a ello, y a los inconvenientes que causaban las flexiones se popularizó la utilización de la Guía fuera de Eje.


Últimamente se emplean exitosamente, telescopios guía de focal corta diseñados de manera expresa para esa misión y con la garantía de tener segura la elección de estrellas guía, que unidos a una cámara web o una cámara CCD dan de forma exitosa el rastreo automático que perseguimos. Estos pequeños y lumínicos telescopios guía, tienen además de esto el beneficio de su poco peso, con lo que la montura no deberá aguantar el peso de un largo telescopio guía agregada, lo que siempre y en todo momento repercutirá en beneficio de la precisión de la montura.