Introscopio

Si hemos seguido con atención el previo apartado de Colimación y lo hemos llevado a cabo satisfactoriamente, ahora poseemos entre los pasos anteriores arreglado, antes deponernos a Poner en Estación, nuestra montura ecuatorial.

Por el hecho de que a pesarde que parezca simple y evidente, el poner la montura en estación, alineada conla más grande precisión que tengamos la posibilidad, necesita de unos pasos anteriores muy importantesa mi parecer, si deseamos culminar tan “simple” labor de forma exitosa.

Y es, a esos pasos anteriores, a los que deseo dedicar mi pobre vivencia, para evitarque el que comienza en Astronomía, logre padecer exactamente las mismas fracasos que venimos tolerando todos al comenzar.

Una de las causas primordiales por la que acostumbran a salir imperfectas las puestas en estación,es algo tan fácil como la excitación, los nervios, las preocupacionesacumuladas, etcétera. De esta forma, ya que, dejemos de lado, algún precipitación,preocupación, o nerviosismo y tomemos esa adictiva actividad todo lo relajanteque tengamos la posibilidad y dispongámonos a gozar de una noche de observación sinprisas.

Pero antes,debemos tener la seguridad que ciertos elementos, que intervienendecisivamente en una precisa puesta en estación, están correctamente ajustados,ajustados o comprobados.

Uno de loselementos, que intervienen decisivamente en la alineación, o puesta enestación, es sin lugar a dudas, el Buscador de la Polar, Introscopio o Polar Scope, comoqueramos llamarlo. Si el elemento óptico del Introscopio, no está en paralelocon el eje AR mecánico, nuestro apunte al Polo Norte Celeste, no va a ser precisoy esa desviación nos va a llevar a una deficiente puesta en estación. Por consiguiente,vamos a revisar que tan solidarios están los ejes óptico y mecánico de ésebuscador.

Desconfiemos deque logren venir colimados o ajustados de factoría, pues la vivencia,si bien pobre, nos señala que la mayor parte de monturas, por caras que sean,adolecen de este y de otros defectos incomprensibles en un electrónico que, tantopor su precio, como por la tarea para la que está desarrollado, debería degozar de una precisión extrema al llegar al cliente. Vamos a revisarlo:

En primer lugarelegiremos un elemento de forma fácil identificable, todo lo más lejano que tengamos la posibilidad. En mi caso, como describo en este capítulo, tengo a la visión a unos 12 Km.de distancia encima de una sierra, unas torres de comunicaciones que sueloutilizar de manera frecuente para mis cambios y comprobaciones. En entre las torres, hayuna antena parabólica blanca, que se distingue de manera fácil del resto.

Con la monturasola, sin telescopio encima, ni flecha, bajamos la altitud de la montura a unos10º o 12º, hasta el momento en que tengamos la posibilidad ver y centrar la + (cruz) del visor del Introscopio en exactamente el mismo plato de la parabólica. Si bien con el Introscopio, las imágenes que observamos, están invertidas, aquí en este ejemplo, las voy a poner al derecho, para mejor entendimiento.

Paso 1:

Hemosempezado con desplazar la montura 90º a la izquierda, para centrar la + (cruz) delvisor, en el centro de la antena parabólica. De esta forma, en el próximo paso, cuandomovamos la montura 180º a la derecha, observaremos de forma fácil que tal centradotenemos el Buscador de la Polar. Observemos.

Paso 2:

Hemos volteadola montura esos 180º y ahora nos convencemos de la enorme desviación que poseemos algirar el eje AR. Nos imaginamos una línea recta ( amarilla) desde laparabólica a la + del PNC y calculamos mentalmente que hacia la mitad (flechaazul claro) está el eje de giro verdadero de AR. Es instante de arrimar lacruz del buscador óptico, al plato blanco de la antena parabólica.Nuestro buscador tiene 3 tornillitos Allen prestos a unos 120ºunos de otros, con la llave allen pertinente, moveremos la cruceta hasta elpunto de giro, (flecha azul claro) lo más precisamente viable. Nostiene que quedar aproximadamente, de esta forma:

Paso 3:

Bien, ahora nos marchamos aproximando. Con paciencia, sin nervios, en este momento vamos a moverlos tornillos enormes T, de bajo la montura, para moverla un tanto en AZ oen ALT (derecha y también izquierda y arriba y abajo). Con la más grande precisióndejaremos la cruceta centrada en la redonda y blanca antena parabólica. Hastaque la observemos de esta forma:

Paso 4:

Bien, comoseguimos teniendo la montura volcada hacia la derecha, vamos a ofrecerle otra mediavuelta de 180º a la izquierda, mientras que da un giro, verificamos que en este momento ladesviación es bastante menor, si la hay. Si queda algo de desviación sólonos queda reiterar los pasos 3 y 4 en este momento con mejor precaución y precisión,de forma lenta. Hasta el momento en que nos quede lo más centrada viable, después dedarle múltiples vueltas a derecha y también izquierda respectivamente. Observaremos nuestraantena, precisamente de este modo:

Paso 5:

Llegadoéste punto, tenemos la posibilidad de dejar nuestro Introscopio por centrado, colimado ysolidario con el eje de rotación AR. Como nuestro buscador no posee demasiadosaumentos, tampoco tenemos la posibilidad de demandarle mucha precisión. La conseguida con esteajuste, va a ser bastante para lograr afrontar la Puesta en Estación con mejorprecisión.

Proseguimos a labúsqueda de elementos que, por lógica, deberían venir preajustados defábrica, pero que de manera inexplicable, no lo están o están mal ajustados.

1-Uno,puede ser, como a mi me sucedió, que incomprensiblemente, en una montura demarca, el eje AR no estuviese alineado, paralelamente, con el eje óptico del tubodel telescopio. El fallo detectado no era mínimo, ni muchísimo menos. (Ver dibujoinferior). Tras variosintentos baldíos de puesta en estación sin conseguir una mínima precisión, bienaconsejado por un apreciado y veterano astro aficionado, verifiqué elparalelismo del mencionado eje.

Los ejes AR y óptico están sin alinear. Señalan a sitios diferentes.

Para esto, puseel telescopio apuntando a unos 10º de elevación, enfocando unas torres detelecomunicación que tengo a unos 12 Km. de distancia y, una vez enfocadas ycentradas con un ocular reticulado, pasé a revisar la desviación quepresentaba el eje AR a través del Buscador de la Polar, (en adelanteIntroscopio), respecto al eje óptico del telescopio. La desviación era colosal, apuntando este último a la mitad dela montaña donde estaban ubicadas las torres.

La correcciónla efectué, subiendo de forma lenta con las llaves T de latitud o elevación, lamontura. Una vez enfocadas y centradas las torres, con la cruz que acostumbran a tenerlos Introscopios para indicar el punto exacto del Polo Norte Celeste, pasé aregular la elevación del tubo óptico del telescopio, utilizando las llaves Allen yregulando los tornillos que están precisamente bajo el telescopio, en la barrarectangular que lo aguanta.Trasvarias comprobaciones y cambios mas finos, los dos ejes han quedado apuntando conbastante precisión al mismo objeto: una antena parabólica ubicada en lo altode la torre mas grande. Ello sin embargo, cambié el ocular por otro de mayoramplificación y debí regresar a reajustar con mucha más grande precisión,a través de las citadas llaves Allen,laelevación del tubo óptico para su exacto centraje.En este momento podía ver, con el Introscopio, la cruz de la retícula central,tapando absolutamente el punto blanco que significaba la antena parabólicay a través del ocular de 10mm reticulado, con el telescopio, la mismaantena circular blanca en el centro de la retícula . Ahora tenía ajustados losejes óptico y polar.

2- Este mismotipo de ajuste se puede llevar a cabo de otra manera, quizá más lógica y técnica,pero como es frecuente en mi, el lenguaje que empleo en toda la página web, tiende acarecer de tecnicismos y adversidades que, en el momento en que comenzamos, mas que ayudarnossuelenconfundirnos y confundirnos.

Para esto, vamosa revisar que los ejes mencionados, AR y óptico del teles, están ajustados.Vamos a buscar para esto un conjunto de inmuebles que hagan ver una largacomponente horizontal, una factoría, una línea férrea, etcétera. y escogemos unelemento que destaque y se distinga precisamente del resto.Pongamos el telescopio a 180º, tal es así que la flecha con las pesas,quede nivelada o paralela al horizonte. (Ver figura inferior) Apunta y centra ese elemento y luegoaprieta el seguro de AR. Por lógica vas a deber utilizar un prisma diagonal, parapoder ver el objeto con alguna tranquilidad, en el momento en que cambies de situación eltelescopio.

Apunta y centra bien ese objeto señalado en el centro del ocular.Una vez memorizada su situación, afloja el seguro del AR y dale la vuelta altelescopio otros 180º al costado inverso, con exactamente la misma situación horizontal que la1ª vez. Fíjate en la situación del objeto en el ocular del telescopio, ahorausando los mandos, cursos o motorizados, desplaza el tubo del teles hasta quepuedas situar el objeto escogido entre el centro del ocular y un borde del mismo.

De nuevo ledas la vuelta al telescopio otros 180ª, moviendo de forma exclusiva el eje AR., notoques del DEC. (Ver figura inferior). Como nos encontramos moviendo el eje AR, solo nos importa la posiciónvertical que ocupará el objeto, más arriba o más abajo. Entonces observaremos elaspecto horizontal. Si resulta necesario, reitera exactamente los mismos pasos, alternando loscambios de derecha a izquierda 180º y moviendo los mandos hasta centrar elobjeto de manera vertical en los dos lados, hasta hallar ver exactamente el mismo objeto enambas situaciones y en exactamente la misma situación en el ocular.

Ahora tenemoscalibrado a 90º, el eje óptico de DEC.

Vamos conel calibrado horizontal. No muevas el teles de la calibración previo.Escoge un elemento a unos 2 ó 3 Km. dedistancia, precisamente identificable, si tiene a los lados ciertos objetosreconocibles, ya que tanto mejor.

Sobre el eje AR,le das la vuelta al teles 180º, ya conoces, horizontal o nivelado. En este momento sintocar para nada el eje DEC, puedes reajustar la altitud de las patas del trípode,y desplazar las perillas de azimut horizontales, para situar el objeto escogido conel centro del ocular.

Dale otra vueltaal teles de 180º hacia el otro lado, moviendo solo el eje AR. Teniendo encuenta que hiciste bien la alineación previo, en este momento deberías ver el objetoen tu ocular, con algún movimiento horizontal, mas o menos entregado,aun podría desparecer del campo del ocular. En este momento volvemos a cambiar perousando el juego de tornillos que está tras el arnés, en la tablarectangular que aguanta el tubo del teles. Allí vas a ver 3 tornillos en unextremo y tres en otro. Los tornillos exteriores, utilizando las llaves allenhexagonales, los aflojas y con el tornillo central regulas, pulsando oaflojando. Una vez configurado, aprietas los tornillos exteriores.

En este momento tocaverificar nuevamente que el objeto escogido, prosigue en el centro del ocular, antesde desplazar nada. Si notas que se movió algo, pero no tienes idea exactamente en qué direcciónlo hizo, únicamente empujas delicadamente el tubo y enseguida apreciarás en quesentido se movió.

Proseguimos, yafalta poco. Vamos a centrar otra vez exactamente el mismo objeto en el centro del ocular.Para esto, no tienes que tocar nada de la situación previo, ni tornillos del arnés,ni el eje DEC., nada. Solo ajusta, si resulta necesario, las patas, el azimut, altitud,hasta poner el objeto en el ocular, bien centrado.

Usandoexclusivamente el eje AR, dale la vuelta al teles otros 180º hacia el ladocontrario. Mira la situación del objeto y si resulta necesario, repites los pasosanteriores de ajuste, de a poco hasta llevar el objeto al centro del ocular.

Una vezterminado y como una certificación de que hemos configurado bien los ejes AR y óptico,escogemos otro objeto distante del previo, ofrecemos la vuelta al teles, locentramos en el ocular y de nuevo le ofrecemos la vuelta otros 180º y comprobamossu situación. Si se movió un tanto, no lo toques; mientras que lo mires dentrodel campo del ocular, da la alineación por buena y terminada.