Máscara de Hartmann

De manera especial en astrofotografía, es donde logramos hallar una aplicación muy ideal para construirnos una Máscara de Hartmann, ya que en el momento de enfocar el telescopio en visual, si poseemos algo de astigmatismo, o miopía, pienso que de poco nos serviría.
Mi opinión es que la utilización de una máscara de Hartmann es de gran impulso, pero teniendo claro, que no es una solución especial, sino más bien una aceptable aproximación a un óptimo enfoque.
Desde ahí, nuestra vivencia y la clase de técnica que apliquemos para hallar el más destacable enfoque van a ser el toque final a fin de que la fotografía salga bien pensada.
He visto máscaras de Hartmann de muchas formas, de 2 círculos, de 3 e incluso de 4. De triángulos en vez de círculos, de 2 triángulos y 1 circulo, de 2 círculos y 1 triángulo, etcétera. pero esencialmente, todos y cada uno de los modelos emplean la propiedad de difracción de la luz.


Los círculos sugeridos tienden a ser del diez% del diámetro de la lente, lo que nos transporta a calcular de forma rápida que la máscara usa solo un 30 % de la luz que puede capturar el telescopio, si utilizamos como en mi caso, 2 círculos y 1 triangulo, o sea, bastante obscura al transformar el telescopio en una focal considerablemente mayor.
Para esto, según mis vivencias en observación, me veo obligado a emplear oculares de focal cortísima, a fin de acrecentar la visibilidad de las estrellas a enfocar.

Acotamiento de una máscara de Hartmann para propósito de 150 mm. de diámetro al diez %.

Ø


No nos sirve el recurso de aumentar el diámetro de los círculos, ya que entonces perdemos precisión en el enfoque. Por consiguiente, debemos utilizar esa máscara en focales altas si deseamos acercarnos algo a un óptimo enfoque.
Por consiguiente, aclarado este criterio que creo preciso para quien decida crearse una, paso a detallar el trámite.
El material para esto, puede ser algún cartulina, (por ahora, para pruebas) opaca, suficientemente recia, cartón pluma, cartón piedra, etcétera. y dejando la circunferencia de corte a medida del exterior de nuestro tubo, con 4 tiras, como se puede ver en la fotografía, para poderla sostener a través de tiras adhesivas, velcro, etcétera.

Asimismo nos acordaremos de dejar un margen exterior igual al que tiene la lente ( si es catadióptrico o refractor, a fin de que no merme la entrada de luz.
Una vez buscado su centro con el compás, trazaremos una línea recta con una escuadra y con un transportador de ángulos, dibujaremos 3 puntos a 120º unos de otros equidistantes.
En el sitio central de estos puntos vamos a poner el triángulo y en los laterales los círculos.


El sistema de enfoque es formidablemente simple, una vez puesta la máscara enfrente del propósito, sosten a fin de que no se mueva, vamos a ir enfocando de forma lenta nuestro telescopio y en la medida que nos hayamos ido aproximando a un enfoque preciso, observaremos como las 3 imágenes de la estrella que se forman gracias a los 3 orificios, se marchan aproximando entre si
pausadamente hasta el momento en que llega el instante en que están muy próximas entre si. Distinguimos con perfección 2 círculos y 1 triángulo en la mitad de los 2 círculos.

En este momento, con mucha paciencia, proseguimos enfocando de manera lenta hasta el momento en que observemos que están tan próximos que prácticamente se funden en solo una imagen. Ahora mismo, el triángulo que tiene su lado agudo, apuntando hacia abajo en la mitad de los 2 círculos, brinca de situación y se ubica en la parte de abajo, apuntando hacia arriba. Con mucha precisión, reculamos en el enfoque muy poco a poco y en el exacto momento de que el triángulo regresa a su situación previo, centrado entre los 2 círculos, apuntando de nuevo hacia abajo, ahora poseemos nuestro enfoque logrado.
En estos instantes, la palabra final del enfoque la dejamos a cargo de unos cuantos fotografías de prueba, hasta hallar ese punto exacto que nos satisface.

Es una gran impulso para el enfoque.