Pulsantes

En lafoto superior la variable pulsante Delta Cephei. Gracias a suscontracciones y extensiones de su área tienen pulsaciones regulares queson de manera fácil apreciables .
Gracias a esos ciclos de expansión y compresión de sus capas superficiales, sonestrellas que pasaron por la etapa permanente de la secuencia primordial.

En laconstelación de la Ballena, tenemos la posibilidad de ver a la estrella Mira, descubiertapor David Fabricius en 1.595. Es la primera variable pulsante, que sudescubridor llamó «estrella Joya» y cuya variación periódicao semiregular, muestra la habitual contracción y expansión de su capasuperficial, dándole esa habitual sensación de intermitencia.

Suforma no es siempre y en todo momento esférica. Muestra esporádicamente cambios regularesapreciables. Según sus peculiaridades, poseemos 33 subtipos clasificados:pérdida o no de masa, pulsaciones regulares. Se puede destacar los modelos querepresentan Delta Cephei en la Cefeidas, RR Lyrae en la Lira, Mira Ceti en laBallena, RV Tauri en Tauro y las semiregulares SR.

Por causas obvias, el estudio del interior de unaestrella debe realizarse de manera teorética.
Hoy en día, no hay ninguna tecnología que deje su estudio directamente en susproximidades.
Quizá la única radiación que sale de manera inalterada de las estrellas sean los neutrinos que podríanser objeto de observación.
Sin embargo, se tienen la posibilidad de conseguir aclaraciones de ciertas secciones del interior de una estrellamediante su estudio observacional.

La evolución de una estrella de 1,7 masas solares, según modelos vistos, consume su núcleode hidrógeno y su seguridad es aceptable. Pero en el lapso de unos 500 o 1.500 años, suinestabilidad puede ser evidente al entrar al límite colorado de su franja menos desequilibrado.
Entonces puede iniciar la pulsación, al perder la seguridad ámbas fuerzas que la sostenían,la atracción gravitacional y la presión que ejercita la radiación.
Llegado este instante, la estrella comienza su consumo de hidrógeno por capas. Tenemos la posibilidad de imaginarnosla composición interna de esas capas, como un círculo con 6 anillos concéntricos.
En el primer anillo exterior, se genera la ionización del Helio, en el segundo lo realiza elHidrógeno, el tercero es la región de disipación, en el cuarto está la región inerte, en el quintola región adiabática y el sexto sería el centro ó núcleo donde suceden las reacciones nucleares.

Aparentemente, según los estudios completados, las variantes de estas estrellas, vienen determinadaspor la hondura donde se genera la ionización del Helio. Esas variantes se traducen enoscilaciones de su tamaño y/o brillo aparente, a consecuencia de la presión que ejercita laradiación conducida en de forma no adiabática.


Pero hay formas no radiales de pulsación u oscilación, a consecuencia de una presión no uniformeen todas y cada una los puntos de la esfera estelar. Esto también, es producido por hallarse zonas opacasque previenen el transporte de la citada energía por convección.

Científicos de la University of Texas (UT) de Austin han encontrado a través de un telescopio del observatorio McDonald – situado en USA la prueba de la presencia de una especial forma de enana blanca. Esta fue llamada \’enana blanca pulsante de carbono\’, y es el primer género de enana que está en más de 25 años.

Remanente estelar pulsátil SDSS J142625.71+575218.3 (SDSS).
Una enana blanca corresponde al núcleo ultra espeso y exhausto de una estrella enorme roja que ha expulsado sus capas exteriores. Por servirnos de un ejemplo el sol, acabará su historia en esa forma. Estos remanentes estelares son muy espesos, tanto que tienen la posibilidad de empaquetar 1,5 masas solares en solo un volumen del tamaño de la Tierra. Hasta la actualidad existían 2 géneros de enanas: enanas de atmósfera de hidrógeno (que son precisamente el 80% de las observadas) y las que tienen atmosferas de helio (que corresponden al 20% que sobra).

A lo largo del último año, los astrónomos Patrick Dufour y James Liebert de la University of Arizona, descubrieron un tercer género de enana extrañísimo: las enanas blancas calientes de carbono. Por causas aún no entendidas en estas situaciones las capas de hidrógeno y helio son expelidas a lo largo de la explosión de supernova

(generalmente quedan cerca del remanente) quedando únicamente la cubierta de carbono. Se sospechaba de que se debía a que los remanentes eran un tanto más espesos y pequeños que la mayor parte de las enanas. as


Por consiguiente, esas oscilaciones que hacen acrecentar el diámetro de la estrella, van a hacer huír de sunúcleo la fotosfera aparente. Por consiguiente, esa área de irradiación incrementa y su temperaturadisminuye al huír del núcleo, por consiguiente se genera un incremento del brillo y que paralelamente,detallan los cambios producidos por los reflejos de las ondas que se expanden y rebotan en lascapas ionizadas.


Algo similar sucede sobre la área de la Tierra, en el momento en que se genera un seísmo. Las ondassísmicas que rebotan, generan ondas de diferente continuidad. La continuidad armónica derivada dela primordial, nos deja inferir la hondura a que rebota esa onda. Con este procedimiento, losasterosismólogos (sismólogos estelares) examinando las ondas, sus armónicos y sus métodos de pulsación,tienen la posibilidad de adentrarse en sus profundidades y estudiar el interior de las estrellas pulsantes.